Sobre música, cine, literatura… ¿Me dejo algo que importe?

John Ford

Este mes he visto cinco películas de John Ford en pantalla grande, en el miniciclo que el Círculo de Bellas Artes le ha dedicado. Hubieran sido más si un esguince de tobillo no me hubiera obligado a quedarme en casa el fin de semana.

Nunca he visto Tiburón o La matanza de Texas en cine y eso no me ha impedido apreciar su grandeza; pero en la tele, sencillamente, no es lo mismo. Por eso es tan excitante poder ver algunas de esas películas en una pantalla de cine, el formato para el que fueron pensadas, imaginadas.

Escrito bajo el sol y El último hurra son dos películas menores de Ford, pero entran como la seda y antes de que te des cuenta han pasado dos horas. Pasión de los fuertes es un western magnífico.

Las que más me entusiasmaron fueron las dos más antiguas de todas las que vi, Las uvas de la ira y ¡Qué verde era mi valle!, de 1940 y 1941, respectivamente: te arrastran con la fuerza de una riada en la oscuridad del cine. Es reconfortante que setenta años no puedan hacer mella en la buena narrativa.

Y si mi tobillo me lo permite, esta semana volveré al Círculo para ver en pantalla grande Terciopelo azul, de David Lynch. ¡Se me hace la boca agua!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s